Ibin cree

CREEMOS IBIN

Creemos que la Biblia es la revelación escrita de Dios, completa y suficiente en todos los aspectos. Creemos que Las Escrituras son “exhaladas por Dios” y por lo tanto completamente autoritarias en y de sí mismas; no basan su autoridad en ninguna iglesia, consejo, o credo, sino que son autoritarias simplemente porque es La Palabra de Dios. (2 Tim.3:16-17).

Creemos que Dios es uno, eterno, constante, e inmutable. Creemos que Dios es el creador de todo lo que existe en el cielo y en la tierra. El Dios que se describe en la Biblia es único; Él no es semejante a cualquier persona o cosa en todo el universo. Dios tiene todo el poder, todo el conocimiento, toda la sabiduría, y a Él se le debe toda la gloria, honor y alabanza. Todo lo que pasa o va a pasar está en el decreto de Dios. Todas las cosas, al final, dan la gloria a Dios. Creemos que la Biblia enseña que hay solamente un solo Dios, el cual subsiste en tres personas: La persona del Padre, La persona del Hijo, y La persona del Espíritu Santo. Cada persona es completa y totalmente Dios. Dios Padre, Dios Hijo, y Dios Espíritu Santo han existido eternamente en la relación descrita por el término “Trinidad”.

Creemos que el hombre fue creado a la imagen de Dios. El hombre se ha rebelado contra su Creador, y cayó en pecado. Como consecuencia de esto, el hombre murió completamente tanto espiritual como físicamente al transgredir el mandato de Dios, Quien, por Su carácter veraz, ejecutó la sentencia plena, decretada y advertida, por dicha transgresión —la paga del pecado es muerte— por lo que el hombre perdió, por esta causa, el libre albedrio espiritual del que gozó anteriormente, quedando la imagen de Dios (intelecto, voluntad y emociones) dañada en él, totalmente distorsionada, y por lo que es incapaz de buscar de Dios con su voluntad carnal.

Creemos por predestinación, que Dios desde la eternidad pasada, ha decretado todas las cosas, y unió a muchas personas con Cristo Jesús, de modo que Él pudiera ser el que redima los pecados de aquellos hombres, y al obrar así, traiga gloria a sí mismo. Jesucristo, Dios mismo venido en la carne, muere en el lugar de sus elegidos, proporcionando el pago completo para perdón de pecados por su muerte sobre la cruz del Calvario. Ningún otro trabajo puede proveer el perdón de pecados, y ninguna adición se puede hacer al trabajo terminado y acabado de Cristo.

Creemos que para salvación, Dios en su gracia y misericordia soberana, regenera a los hombres pecadores por el poder del Espíritu Santo haciendo uso de Su Palabra mediante el evangelio.  Esta regeneración no se produce por alguna obra, acción, oración o decisión de los hombres, sino que está en la sola potestad del Espíritu Santo quien monergísticamente les trae a la nueva vida, conforme a su elección y predestinación. Dios les concede a éstos hombres regenerados, nacidos de nuevo o resucitados espiritualmente, los regalos de la fe sobrenatural y del arrepentimiento sobrenatural, que entonces ejercitan creyendo en Cristo y apartándose de sus pecados para salvación. Como resultado de esta fe sobrenatural, basada sobre el sacrificio del Señor Jesucristo, Dios justifica o hace justa a la persona que cree. El regalo de Dios de la fe sobrenatural, y el trabajo continuo del Espíritu Santo en las vidas de los elegidos, da lugar a las buenas obras. Estas buenas obras surgen de la verdadera fe salvadora y son un resultado necesario de la fe, pero no deben ser consideradas necesarias para ganar la justificación, que es dada por la gracia de Dios por la fe solamente, de modo que ningún hombre pueda jactarse ni aun en lo más mínimo. (Efesios 2:8).

Creemos que Jesucristo compró a Su iglesia, una única y especial iglesia. Y que está compuesta por todos los elegidos de Dios Padre. Su iglesia, como novia obediente, escucha y se somete a Su palabra según lo encontrado en la Biblia. Todos los que creen en Cristo son colocados en Su cuerpo, LA IGLESIA. Las expresiones locales de LA IGLESIA son muy importantes, y cada creyente debe estar involucrado activamente en tal compañerismo.

Creemos que los dones del Espíritu Santo son preciosos regalos que han sido otorgados por Él, para edificar La Iglesia de Cristo, por lo tanto, deben ser procurados y ejercitados a plenitud dentro del cuerpo de Nuestro Señor Jesucristo para Su gloria.

Creemos en el Reino Milenial Presente de Jesucristo, quien desde su ascensión está reinando y lo sigue haciendo en el presente (Mt.28:18), por lo que somos Embajadores literales de Jesucristo, comisionados con plena autoridad (Mt.28:19). Creemos que Nuestro Rey y Señor Jesús vuelve al final de la tribulación por los suyos, y a juzgar a los vivos y a los muertos en una única y final segunda venida (Mt.24:29-31) para ceder Su Reino luego —una vez consumada su victoria y puestos todos sus enemigos bajo sus pies— a Dios Padre en lo que será el “cielo nuevo y tierra nueva” (1°Co.15:22-28). Conocemos esto como los “LOS DOS REINOS”, comprendiendo que actualmente experimentamos el REINO DEL HIJO en forma literal, y luego de este, una vez concluido el actual Reino del Hijo, se dará inicio al REINO DEL PADRE. Hasta el final del Reino del Hijo, los creyentes debemos vivir nuestras vidas de tal manera que demos gloria a Dios siendo conformados a la imagen de Jesús, y La iglesia debe estar ocupada haciendo el trabajo de la predicación del evangelio del Reino (en palabras y en hechos) y del discipulado, proclamando el Evangelio puro de Cristo enseñado en la palabra de Dios.

Como Ibin nos adherimos como marco referencial a la Confesión de Fe de Londres de 1689.

DISTINTIVOS IBIN

  • Sostenemos un Gobierno de Ancianos no congregacionalista.
  • Somos discípulos que hacen discípulos.
  • Somos una iglesia que planta iglesias.
  • Ofrendamos una vez al mes practicando Mt.5:23-24, según http://ibin.cl/2017/02/26/como-debo-dar/
  • Celebramos la Cena del Señor cada primer domingo del mes teniendo comunión con todo hijo de Dios, miembro de La iglesia de Jesucristo, que haya sido bautizado en una iglesia bíblica gozándonos y proclamando “MARANATHA!”
  • Usamos como Biblia base la traducción LBLA. ¿Por qué usamos la LBLA en vez de la RVR1960?
  • Enseñamos Expositivamente la Palabra del Dios.
  • Enseñamos y vivimos las Doctrinas de la Gracia.
  • Enseñamos y vivimos las 5 SOLAS.
  • Practicamos la membresía bíblica.